domingo, 16 de abril de 2017

Benigno Varillas: "La transición naturalista la produjo Félix antes de que llegara la transición democrática".




El periodista y naturalista nos atiende para hablar sobre la figura de Félix Rodríguez de la Fuente, del cual escribió una biografía.





1. ¿Qué hizo que “El Hombre y la Tierra” se convirtiera en un programa leyenda de la televisión española?
Unas imágenes impactantes logradas en el cañón del río Dulce de Guadalajara gracias a los conocimientos de cetrería y etología de Félix Rodríguez de la Fuente, técnicas que pasó a su equipo, para que los animales se dejarán filmar, unidos a muchos rodajes de animales en el campo de esa misma fauna en libertad y, sobre todo, a que Félix grabara los guiones sin escribirlos previamente y, por tanto, sin leerlos, lo que les da ese estilo único y esa fuerza que era el secreto de su capacidad de llegar a millones de personas.
2. ¿Cómo cambio Félix Rodríguez de la Fuente para la sociedad española de entonces?
Los españoles pasamos de leer en la prensa que era buena la persecución de las "alimañas" por las Juntas de extinción, decretadas por el Jefe del estado el 11 de agosto de 1953 en el B.O.E., a lo que Félix propagaba, en solitario, de que proteger a las águilas, los linces, los lobos y la fauna en general era vital para nuestro equilibrio personal y emocional. Y nos convenció, a casi todos, sin mayor esfuerzo. De 1960 a 1980 pasamos de un Estado  español destructor de la vida salvaje a otro protector de la naturaleza. La "transición naturalista" la produjo Félix antes que llegara la "transición democrática".
3. ¿Qué momentos claves destacarías que marcaron la trayectoria profesional de Félix Rodríguez de la Fuente?
Su infancia en un pueblo agreste como Poza de la Sal, en Burgos, al pie del Páramo de Masa, de 1928 a 1940.
Sus inicios en cetrería y seguimiento de fauna en Valladolid con José Antonio Valverde, de 1952 a 1955.
Su descubrimiento del mundo de la filmación al intervenir como asesor cetrero en el rodaje de la película "El Cid" (con Sofía Loren y Charlon Geston de protagonistas) en 1962, y fundar él a continuación su propia productora de cine "Natura Films" con la que rodó sus tres primeros documentales, entre 1963 y 1966).
4. ¿Cómo eran las fases de trabajo para desarrollar un programa de “El Hombre y la Tierra”?
Conseguir patrocinios que financiaran los rodajes (Gobierno y empresas de Venezuela (1972-1973); ICONA (1974-1979) y Gobierno de Canadá (1979-1980).
Adiestrar a los animales para ser filmados primeros planos y escenas de depredación en el cañón del río Dulce de Guadalajara.
Recorrer toda España filmando exteriores y nidos de especies en libertad.
Grabar la alocución sin guión previo, basada en la mente de Félix y lo que le inspiraban las imágenes logradas ya montadas según su criterio (justo al revés de cómo se hace).
5. ¿Qué directrices marcaban la realización de los programas “El Hombre y la Tierra”?
Transmitir la belleza de la naturaleza en todo su esplendor para despertar la fibra sensible que la mayoría llevamos dentro hacia el mundo libre y salvaje y, con ello, convertirnos en defensores de la naturaleza y de lo libre no domesticado.
6. ¿Cuál es el legado de Félix Rodríguez de la Fuente y de “El Hombre y la Tierra” que se mantiene en la actualidad?
Los miles de personas que trabajamos en temas de la naturaleza, la legislación que protege la naturaleza, y la fauna y los espacios que se salvaron gracias a su labor.
Hay otro legado que aún permanece oculto y que hay que trabajar para descubrir, que es su secreto de la transmisión oral, la cultura de la palabra hablada, no escrita ni leída. Probablemente en ese detalle esté la clave para lograr alcanzar lo que él inició, que es el cambio de la mentalidad neolítica (la cultura pastoril del "Libro") que acabo hace 9.000 años con la del Paleolítico (la cultura de lo libre no domado) y que Félix pensaba instaurar para iniciar una nueva etapa, recuperando al "hombre verdadero" (el anterior a la domesticación que inició el Neolítico hace 9.000 años), que sería la de la Sociedad de la Información, que él definió con todo detalle en su programa  de radio (ver "Las Termitas" o "Los Insectos" en la WEN de RTVE a la Carta, programa de RNE "La Aventura de la Vida") aunque en su época no existieran los ordenadores. Podríamos llamarla el Biolítico.